La Biblia como una historia misional | Parte 2

La Biblia como una historia misional | Parte 2

2-LA BIBLIA COMO UNA HISTORIA MISIONAL | Parte 2

EL LEMA MISIONAL DEL ANTIGUO TESTAMENTO

El resto del Antiguo Testamento está lleno del diseño de Dios para que el pueblo de Israel fuera una luz a las naciones. Al descubrir el contexto global Podemos comenzar a ver las historias de la Biblia a través de una lente misional. Aquí vemos algunos ejemplos: Los 10 mandamientos fueron dados por Dios a Moisés y a las personas con un propósito misional. Se les demanda obediencia a los mandamientos en Deuteronomio 4:5-6 y

“Obsérvalos de cerca, porque esto mostrará tu sabiduría y tu entendimiento de las naciones.”

La reputación de Dios se propaga después de haber separados las aguas del Mar Rojo. En Josué 2:9-10, Rahab exclamó,

“(Yo, Rahab) Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.

Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto(…)”

También vemos que la sabiduría que Dios le dio a Salomón, fue con un propósito mayor:

“Y venían de todos los pueblos para oír la sabiduría de Salomón, de parte de todos los reyes de la tierra que habían oído de su sabiduría.” 1 Reyes 4:34

Incluso en el exhilio, el Pueblo de Dios tuvo la oportunidad de ser una luz a las naciones, como Sadrac, Mesac y Abed-nego, cuando fueron echados al horno e impactaron al rey con su fidelidad a Dios (Daniel 3:29):

“Por lo tanto, yo decreto: si alguien, cualquiera sea su raza, nación o lengua, habla en contra del Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, será despedazado y su casa será reducida a un montón de escombros. ¡No hay otro dios que pueda rescatar de esta manera!».”

El rey se convirtió en el mensajero del poder de Dios a las naciones y lo mismo le pasó al Rey Darío cuando Daniel fue librado del foso de los leones (Daniel 6:26):

“Ordenó que en mi reino toda persona tiemble con temor delante del Dios de Daniel.”

EL LEMA MISIONAL DEL NUEVO TESTAMENTO

Al hacer la transición al Nuevo Testamento vemos que el contexto de la historia de Dios continúa siendo la misma.  Cuando Cristo entra en escena, ¿que podemos observar de su vida y ministerio? Que nada cambia del patrón establecido en el Antiguo Testamento. Sea cambiando de camino para alcanzar a la mujer samaritana (Juan 4:1-42) o sanando a varios gentiles para enseñar a sus seguidores (Marcos 5:1-20, 7:24-30), el ministerio sigue siendo el mismo.

El propósito que Dios tiene de reunir a adoradores de todas las naciones nos ayuda a comprender las enseñanzas de Jesús y sus acciones, tales como la de despejar el templo al encontrar a gente comprando y vendiendo.

“Cuando llegaron de nuevo a Jerusalén, Jesús entró en el templo y comenzó a echar a los que compraban y vendían animales para los sacrificios. Volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas, y les prohibió a todos que usaran el templo como un mercado. Les dijo: Las Escrituras declaran: “Mi templo será llamado casa de oración para todas las naciones”, pero ustedes lo han convertido en una cueva de ladrones” Marcos 11:15-17.  

Básicamente, estaban excluyendo a todos los gentiles, a los que Dios deseaba reunir e incluir en la adoración. Como Cristo enseña sobre la señal de su segunda venida en Mateo 24:14, “Y se predicará la Buena Noticia acerca del reino por todo el mundo, de manera que todas las naciones la oirán; y entonces vendrá el fin.”, podemos ver en la línea del tiempo que Dios sigue con su propósito de bendecir a las naciones a través de Abraham.

El ministerio de Jesús es dominado por el principio de hacer conocido el reino de Dios en aquellos lugares donde no se conocía. En Lucas 4:42-43, Jesús da la razón por la cual abandona una ciudad en la que todavía había necesidad;

“(…) «Es preciso que anuncie también a los demás pueblos las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado».”

Jesús nos da un mandato claro en todos los evangelios, el cual Marcos lo expresa así

“Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.” Marcos 16:15

El libro de Hechos, recoge las anécdotas de cómo el evangelio se expande a todo el mundo. Comienza con Jesús repitiendo lo que le había enseñado a sus discípulos durante los pasados 3 años. Lucas lo describe así en Hechos 1:8

“Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.”

Y esto es exactamente lo que ocurre en este libro, “hasta lo último de la tierra” sigue siendo una tarea pendiente. El resto del libro de Hechos y las Epístolas dan una descripción detallada de Pablo y el resto de los misioneros que luchan por plantar Iglesias en todo el mundo.  Pablo continúa con el legado que dejó Jesús de alcanzar a los no alcanzados. Pablo nos da ambición por su ministerio en Romanos 15:20 al decir,

“En efecto, mi propósito ha sido predicar el evangelio donde Cristo no sea conocido, para no edificar sobre fundamento ajeno.”

CONCLUSIÓN

La introducción: Génesis 1-11, el lema: Génesis 12 hasta Judas. Así que, ¿cuál es la conclusión? En Apocalipsis 7:9 Juan redacta una escena que concuerda a la perfección con la promesa que Dios le dio a Abraham, con el lema del Antiguo Testamento, con el del Nuevo Testamento, con los mandamientos de Jesús, e incluso con la narrativa incompleta de los Hechos, al decir: Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero…”

Es importante conectar lo que ocurre en Apocalipsis con lo que Dios comienza en Génesis 12 a través de la vida de Abraham. Dios lo hará. Habrá un representante de cada lengua, tribu, y nación postrado a sus pies adorándolo. El Cielo es multicultural.

Dios es un Dios misional, y de tapa a tapa, nos muestra su misión. Esta misión es el contexto de la historia de la Biblia y la narrativa que impulsa los actos de Dios. Solo podremos entender nuestro propósito en la vida, si conocemos el contexto de su historia. Dios desea incluirte en los últimos capítulos.

Dios tiene una misión – todas las naciones, y un método – todos los creyentes. ¿Te unirás a él en la tarea de traer un representante de cada grupo étnico a su trono? Esto pasará, la pregunta es ¿serás parte de ello?

PARA UN ESTUDIO MÁS PROFUNDO:

  •    Salmos 33:13-14, 67:1-7, 86:9-10, 96:3
  •    Isaías 11:9-10, 49:6, 52:10, 61:11
  •    Jonás 4:11
  •    Habacuc 1:5
  •    Sofonías 2:11
  •    Hageo 2:7
  •    Zacarías 8:20-23
  •    Malaquías 1:11
  •    Mateo 9:35-38, 28:18-20
  •    Juan 20:21
  •    Romanos 10:11-15
  •    Gálatas 3:13-14
  •    I Timoteo 2:4-6
  •    II Pedro 3:9
  •    I Juan 2:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *